Parafina

Mara R. Ramos
TRATAMIENTO El tratamiento es indicado para manos descuidadas o gruesas, tanto por la constitución como por deformaciones producidas por trabajos manuales. Es una sustancia blanca, de aspecto untuoso, en forma de cera, se obtiene de la destilación del petróleo, por tanto es un hidrocarburo. Por sus características físicas: maleabilidad, conductibilidad térmica y punto de fusión, es ampliamente usada como un medio de generación de calor por conducción. La parafina tiene un punto de fusión, a nivel del mar, de 53°C, temperatura a la cual se la emplea con fines terapéuticos. En este punto de temperatura, originalmente sólida, se vuelve líquida y tiene acción térmica al ceder calor por conducción. Una pequeña cantidad de parafina líquida, al ser expuesta al aire se solidifica de inmediato, pero conserva por algún tiempo el calor (calor de fusión), y a la vez se vuelve una especie de aislante. Esta propiedad es la que se emplea para su aplicación terapéutica.
Se sumerge en el parafinero la parte a tratar (manos, pies, codos) por uno o dos segundos y se saca. De manera inmediata la parafina empieza a solidificarse, formando una película delgada. Esta película protege y aísla de la acción térmica de otras inmersiones. Luego de unos pocos segundos, se vuelve a introducir nuevamente y se retira, repitiendo el proceso tres o cuatro veces; hasta que se forme una capa gruesa de varios estratos. De inmediato se cubre con una bolsa de plástico y encima se envuelve en toallas o manoplas, para evitar la pérdida de calor.
Luego de unos quince a veinte minutos la parfina ya no puede ceder energía térmica, y es el momento que termina el tratamiento. Para tratar rodillas, hombros, espaldas, etc., se aplica con un pincel o brocha. Indicaciones, contraindicaciones y precauciones: Está indicada en edemas y alteraciones vasculares, especialmente de origen post-traumático. En artritis, en estado quiescente. Artrosis. Tendinitis. Otras enfermedades articulares y peri articulares, acompañadas de inflamación localizada y dolor. En la estética produce un aumento de la circulación sanguínea en la zona donde se aplica, dando apertura de los poros de la piel, causando una transpiración que actúa como mini sauna. Suaviza y humecta la piel seca, provocando que la humedad de la piel suba a las capas superiores, pero como no puede salir –porque se encuentra con la parafina que tiende a endurecerse- vuelve a la piel hidratando cada nivel de ella. Este proceso favorece la absorción de cualquier producto, produciendo hidratación y elasticidad del tejido epidérmico en pies, manos, codos, etc. Deben abstener las personas que no pueden lidiar con calor directo, como gente con diabetes o várices. Tampoco debe aplicarse si hay heridas. Rara vez se presentan reacciones alérgicas a la parafina, de hacerlo el tratamiento debe ser descontinuado. Muy sencillo y efectivo, es apto para todo tipo de piel. _____________________________________________________________
Teatamiento de parafina en pies, manos, codos, espalda etc. _____________________________________________________________ Volver al Índice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario